Humanización de las organizaciones: ¿somos positivos?

La situación actual que estamos viviendo hace, en mi opinión, que el entorno empresarial en el que vivimos la mayor parte de nuestro día a día sea como poco, correcto en cuanto a relaciones humanas se refiere. A veces no es así, ya que las personas que tienen trabajo a veces se obligan a sí mismas a trabajar con más intensidad y a optimizar mucho más su tiempo laboral.
Es por ello por lo que considero que las empresas deben conseguir diferenciarse de las demás por su calidad humana, potenciando las relaciones y gestionando la conciencia entre las personas que forman parte de la organización.

Para ello, la empresa debe tener conciencia de que debe priorizar a las personas por encima de muchas otras cosas si quiere sobrevivir, ya que las repercusiones de no prestar apoyo a los trabajadores de una empresa, en estos momentos de crisis económica, son:

  1. Baja moral. Todos estamos asustados por nuestro futuro.
  2. Escasa calidad en el trabajo realizado. Todos estamos desmotivados.
  3. Escasa comunicación interna. Gestionar las relaciones humanas, además de satisfacer a las personas, ahorra mucho tiempo en comunicaciones además de mejorarlas.
  4. Aumento de conflictividad laboral. Todos estamos nerviosos e irascibles.
  5. Aumento de la falta de equilibrio entre vida personal-trabajo. Nuestra salud se deteriora, dormimos mal, rendimos peor…. y nuestra familia en último plano.
  6. Rotación del personal. Consecuencia de lo anterior.

Ante todo, las organizaciones deberían pretender la superación y bienestar de sus miembros para conseguir sus metas empresariales, y es por ello que es indispensable que las empresas recuerden que

UN EJECUTIVO, UN DIRECTOR, UN TRABAJADOR EN UNA EMPRESA, ANTE TODO…. ES UNA PERSONA

Es por esto que la empresa debe conseguir profesionales que se puedan comportar de una manera positiva dentro de la misma, que cumplieran las siguientes características (según Gómez-Acebo Avedillo):

  1. Que sepa trabajar con cualquier persona y hacer de éstas las mejores, extrayendo la verdadera motivación que está en su interior.
  2. Que ponga a las personas antes que los propios intereses voluntariamente.
  3. Que sean capaces de avanzar siempre con otros, ganando o perdiendo juntos.
  4. Que puedan trabajar con cualquiera y sacarle lo mejor de sí mismo.
  5. Que identifican los puntos fuertes en los demás, para crecer siempre y crecer juntos.
  6. Que saben mejorar lo que ya hay, mediante la observación, la  escucha activa y sabiendo delegar.
  7. Con ideales y mapa de valores.
  8. Con empatía, comprendiendo a los demás en lugar de emitir juicios de valor.
  9. Son exigentes y comprometidos consigo mismos y con los demás, llevando a su lado a personas que saben lo que tiene que hacer.
  10. Compaginan ocio, familia y empresa manteniendo el eje central: su propio eje.
  11. Sirven a los demás como mejor inversión de futuro, saben que dando se recibe. Invierten en sí mismos.
  12. Se sienten orgullosos de la organización a la que pertenecen, basándose en la cohesión, generosidad y comunicación entre los participantes de la empresa.
  13. Se rodean de los mejores, así se hacen mejores ellos mismos y así mejora la imagen y futuro de la empresa.
  14. Mantienen la alegría y el humor dando perspectiva más allá de los momentos de crisis.
  15. Proyectan el medio y largo plazo desde este momento, desde ahora. Saben vivir el presente mirando al fututo.
  16. Hacen sentir a la gente bien consigo misma. Descubrir lo que motiva y hace únicos a los demás… y  hacerselo ver, dando valor a los demás.
  17. Dedican tiempo a apreciar a sus empleados, consiguiendo reciprocidad.
  18. Se orientan en los valores, en el máximo potencial en lugar de exigir mínimos.
  19. Saben que no son perfectos, se apoyan en sus puntos fuertes y proponen alternativas para superar los puntos débiles. Reaccionan ante las debilidades convirtiéndolas en otro punto fuerte.
  20. Con alto nivel de autoexigencia, son muy hábiles socialmente a favor de los demás controlando su ego y afán de protagonismo.
  21. Son mansos y obedientes, pero no sumisos.
  22. Saben perder: todos ceden y así ganan todos, porque sólo desde el compromiso la empresa puede avanzar.
  23. Razonan los sentimientos y hacen que su cabeza se deje guiar por el corazón.

Yo quiero ser una persona positiva para mi empresa…. y tú ¿qué tipo de persona quieres ser para tu empresa?

Anuncios

8 pensamientos en “Humanización de las organizaciones: ¿somos positivos?

  1. Enhorabuena por el artículo, María. La teoría es buena, llevarlo a la práctica y que funcione es algo más complejo. Pero es un punto de referencia a mirar y seguir. Reitero mi felicitación.

  2. ¡María! me alegro de ver este blog, las cosas son como queramos que sean, te animo a seguir con tus sueños, sabes como hacerlo, sabes lo que quieres y en realidad es lo que importa, la voluntad de sacar las cosas adelante.
    Hacer que funcione es tan difícil como hacerlo pues con este planteamiento lo difícil es que no funcione.
    Oye a ver si nos “vemos” ¿no?

  3. Muy buen artículo María, a veces se nos olvida que ante todo y sobre todo somos personas. Las empresas también somos personas, humanicemonos. Dice el Dalai Lama “Se tu el cambio que quieres ver en el mundo” Gracias por hacer tu parte!

Animate a dejar un comentario!

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s